Racismo perfecto.

Sobre los últimos días del 2012 y en el marco general de las despedidas de fin de año una joven estudiante y trabajadora afrouruguaya terminó internada en un centro de salud por heridas en el hígado producto de una bestial golpiza propinada por otras cuatro mujeres a la salida de una discoteca, antes y durante los golpes propinaban insultos racistas a la jóvenes ‘con la intención de insultar’ como dijo hace pocos días una de ella.

Este acontecimiento y una creativa campaña de bien público llamada “Borremos el racismo del lenguaje” han movilizado el tema en las columnas de debate de los medios de prensa en un variado espectro de calidad, pero mayoritariamente mediocres. La pregunta de talkshow “¿En Uruguay  hay racismo?” ha circulado hasta el hartazgo, y en términos generales sin promover aportes que despunten en lucidez, máxime cuando la mayoría de los expositores son panelistas fijos de programas matutinos y vespertinos que enfocan el problema con la misma preparación y profundidad con la que se debería enfrentar la tarea de  intentar elucidar la problemática de si el arroz con leche va con canela o sin canela…

Lo que sigue no son mas que los apuntes (indignados) tomados a la mañana, frente a la propuesta de abordar la pregunta en el magazine (¿periodístico?) “Día perfecto” de canal 12.

 

Día perfecto: ¿para quienes?

 

No puedo dejar de asombrarme cómo cada vez mas se torna una costumbre en los programas televisivos “proponer temas a la participación de los televidentes”, los cuales van mediados de una extensa (al rededor de 15 minutos en este caso)  expresión de sendas ‘editoriales’ de los conductores y colaboradores del programa mayoritariamente desarrolladas desde el paradigma informativo del “ami me parece que” y el “yo en mi caso”.

Asusta como se legitima la absoluta ausencia de apelación a actores calificados que puedan arrojar elementos críticos (en el sentido del mas allá del sentido común) o preblematizadores de la cuestión , e incluso, ante el recorte de gastos de producción para contactar a uno de estos sujetos por semana, siquiera apelar a conceptos, a informes, a documentación válida. Pues no… en la frivolidad del magazine todo se puede debatir en ua especie de apurón epistemológico sin necesidad alguna de consultar algún tipo de reseña externa o estado del arte; el “yo en mi caso” no requiere exterioridad alguna.

Es así que luego de la resolución judicial que dictó procesamiento con prisión para las agresoras de Tania Ramírez por la gravedad de la agresión aunque sin encontrar aún pruebas de delito racista, el programa matutino debatía si la agresión propinada a la jóven era o no una agresión racista.

Cómo todas estas charlas -al menos en nuestro país- en las que no se media con algún elemento académico o conceptual, se pasa de los genocidios a la generalización del fenómeno de ‘la discriminación’ en la cual la violencia , destrato o desigual acceso sufrido por la población afrodescendiente o heterodisidente es ‘casi similar’ a la que portan los hinchas de cuadros de fútbol de la divisional “B”. Y así, pivoteando ‘libremente’, a la deriva, o mas bien hacia el cataclismo  el ‘análisis’ periodístico derivó de la imprecisa categoría de discriminación a la lastimosa categoría de minoría, momento relativista en la cual, sin herramientas sociológicas disponibles los “periodistas” comenzaron a ‘sacar cuentas’ erróneas.

El primero en derrapar fue Alejandro Figueredo, para quien “el racismo necesariamente lleva un componente de odio”, de modo que para que según sus razonamientos, tiene que existir un monto de agresión explícita para que exista racismo, y olvida (o desconoce) el ‘analista’ el concepto clásico (y difundido) de “Violencia simbólica” acuñado por el francés Pierre Bourdieu, con el que hubiera sido mas que sencillo tropezarse y antes de abrir una columna de opinión sobre el tema hubiera realizado el ejercicio – periodístico – de documentarse.

La conversación entre los panelistas iba y venía intentando desentrañar si decirle ‘negro’ cariñosamente a un amigo era o no una expresión de racismo y olvidándose que muchas de las “expresiones cariñosas” racistas lo son porque conservan el componente fundamental de la violencia simbólica: el mantenimiento de un orden social simbólicamente mediado. Son racistas también las expresiones como “el negrito de los manados” y “hacer cosas de negros” en la medida que reproducen una visión estereotipada y menospreciantes de un determinado grupo social.

Olvida Figueredo que muchas de las expresiones ‘sin odio’ que median el relacionamiento de unos y otros grupos étnicos se encuentran mediados por debates y disputas en torno a definiciones de agrupamiento (inclusión) social, incluso, de lo que puede o no ser definido como humano, cómo cuando la hibridación institucional de Iglesia Católica y hombre blanco europeo ‘conquistador’ debatía con pretensiones sociológicas y antropológicas si los negros esclavos y los nativos del ‘nuevo mundo’ poseían o no alma, o eran o no humanos. O como cuando hoy, racistamente, la heterosexualidad dominante discute si las personas homosexuales o trans son o no sanas mentalmente; plebicitando la legitimidad de la vida de sus congéneres en un marco de abuso de poder naturalizado que no resiste un ápice de mirada crítica y académicamente solvente. Condición de violencia desde la cual el insulto o la expresión de odio adquiere sentido y consistencia.

Cabe preguntarse desde qué condiciones subjetivas es posible negar o desconocer estas dinámicas sociales; seguramente desde la posición de identificación con “la perfección” del “dominante”.

 

Mayorías y minorías.

 

El segundo derrape (inconsciente como tal para los cronistas) surgió cuando e hilo de la charla derivó a una especie de discusión sotenida en una  ‘sociología precaria’ signada por el concepto los conceptos de mayorías y minorías, y derivada al campo de la filosofía política en torno a la distribución de ‘derechos’ y reconocimientos. En términos generales se esbozó (impunemente) una especie de ley social de los grandes números según la cual “excepción” o “rareza” debería adaptarse a la “norma”. ‘Sería imposible legislar para todas las variedades posibles’ aducían los opinantes contemplando un problema que por la definición precaria con la que lo construyeron los desborda. Así incluso se volvió al tema de las múltiples variaciones subjetivas y la dificultad en términos de eficiencia de ‘legislar’ o contemplar la totalidad de la misma haciendo gala de una pobreza de imaginación sociológica desopilante.

Esta vez fue la co-conductora del programa, Catalina Ferrand, quien ejemplificando las dificultades de las relaciones de reconocimiento social y reciprocidad expresó en el mas absoluto ejemplo de l paradigma de “yo en mi caso” que, “yo ya me acostumbré a tener una amiga de raza negra”. Y no quiero abrir acá juicio sobre valoraciones personales, sino solo señalar los límites y peligros del “yo en mi  caso” como perspectiva epistemológica y ética del periodismo, si es que es periodismo que quieren hacer, porque de lo contrario, si a lo que apuestan es a hacer otro tipo de contenido televisivo la recomendación sería promover debates matutinos sobre el la conveniencia de los colores de moda para tal o cual prenda, y no sobre problemas sociales duros y complejos.

En el campo de los Estudios Culturales el problema de definición y uso del concepto de mayoría y de diversidad han sido elementos conceptuales ampliamente debatidos, resignificados y aún en problemáticos. Así por ejemplo, frente a la perspectiva milticulturalista algunos analistas sociales vinculados a la añeja Escuela Crítica de Frankfurt (J. Habermas y A. Honneth por ejemplo) han retomado  estudios centrados en la dialéctica de los conflictos sociales apartándose de tales criterios para hablar de legitimidad en un caso y reconocimiento en el otro. Similar es el caso de los intelectuales nucleados en torno a los estudios poscoloniales quienes se han visto compelidos a retomar la categoría marxiana de hegemonía y contrahegemonía para analizar las dinámicas conflictivas entre grupos sociales diversos y su capacidad de instalar órdenes de dominación / emancipación a partir de ello.

Y nuevamente, no creo que en les haya demorado mucho encortar algunos de estos debates si tuvieran un ápice de formación activa en el campo del análisis social o hubieran recurrido a actores calificados para participar en el debate. Pero no es así. Hubo un tiempo en el que el periodista asumía el rol social de mediar entre conocimiento popular y conocimiento experto, presentando ante un espectro panorámico de posiciones eruditas relativos a algún problema social significativo por razones de coyuntura; aportando elementos críticos y complejizadores a la audiencia, y aún lo sigue siendo excepcionalmente en alguna audición radial, pero no en la televisión, lamentablemente.

En lugar de eso,  el quehacer profesional de estos periodistas consiste en tomar para sí la voz del sentido común, bajo la prepotencia de hacerlo monopólicamente durante 15 minutos, tiempo nunca concedido a invitados calificados o teleaudiencia. Combinando resortes de estilo informal e informalidad profesional en el enfoque la labor periodística concluye siendo un resorte capital para la reproducción del sentido común en los medios de comunicación, capaces de no serlo.

Volviendo al concepto de minorías, habría que recordar que la escocés cuantitativa no siempre configura un problema exclusión social. Volviendo a los comentarios de Ferrand y compañía  ante la profusión multiculturalista convendría decir que no todas las diferencias sociales configuran desigualdad. En una observación desacertada pero propia del sentido común la columnista señalaba que también las personas gordas y petizas eran discriminadas, agregando a ellas una larga lista de etcéteras y permítaseme, banalizando el asunto al diluírlo en una mase donde tódos (igualmente) estamos incluidos en el conjunto de los excluidos  y por ende, relativizando la legitimidad de la protesta de grupos como el de los afrouruguayos. Se olvida o desconocen Ferrnad t compañía que para hacer eficiente el concepto (descriptivo) de discriminación habría que ver en que medida la discriminación se expresa como desigualdad.

Así, y ante la extensión universal del conjunto de los excluidos todos los sujetos sociales, particularmente retomando el caso analizado por Ferrand, debo decir que al menos las puertas de la Universidad de la República, principal casa de educación superior del país, parecen poco ‘discriminatoria’ o segregativa con las personas de baja estatura o sobre peso. Año a año paran por sus puertas muchos estudiantes con estas características e  incluso terminan su ciclo de formación de grado. A muchos de ellos incluso les he tomado examen y algunos incluso somos docentes.  Sin embargo es muy inferior el volumen de estudiantes afrouruguayos cursando, por ejemplo, la Facultad de Psicología de la UDELAR. Me animo a decir que este año se ha batido récord  ya que he tenido la alegría de compartir el año con tres estudiantes afrouruguayos en primer año y una de cuarto, cuando en años anteriores la cifra nunca había superado al par, y en ocasiones incluso no habían estudiantes negros en toda una generación de 1300 inscriptos.

 

Minorías privilegiadas.

 

Para Ferrand, las minorías deben ser pacientes en el proceso de comprensión de su experiencia social ya que la misma es es cuntitativamente inferior. Quiero creer que es a eso a lo que aludía con su testimonio de que ya se ha acostumbrado a tener una amiga negra.

Convendría señalar a los panelistas que el concepto de minoría es un concepto profundamente ideológico, usando este término como en la definición Marxista de “La ideología alemana”, es decir como falsa conciencia de un fenómeno. Los grupos sociales  mas privilegiados también lo son y sin embargo no tienen problemas de dominación ni hegemonía.

Incluso mas, podríamos decir que el sentido común ideológico no es el sentido en favor del bien común o mayoritario, sino que volviendo nuevamente a los filósofos alemanes del S. XIX la ideología dominante es siempre la ideología de la clase dominante, y esta última es siempre una minoría estructuralmente privilegiada.

 

¿Racismo o discriminación?

 

Para concluir quisiera decir que conviene recordar que no hay mayor diferencia cualitativa entre estos dos términos, tensados como antagónicos durante la discusión matinal de teledoce. Podríamos decir que sobre la base de la discriminación lo que hay es racismo, es decir, una doctrina con un discurso sobre la raza como factor natural de ordenamiento social. Concepciones sobre funciones y valores de grupos sociales ordenados por un factor ideológico disfrazado de natural.

No hace falta mucha agudeza ni formación para recordar con claridad la relación entre racismo y privilegios de minorías. Aún tenemos reverberaciones sobre la colonización y la esclavitud y no han desaparecido absolutamente de nuestro horizonte social experiencial como para recordarlos como fenómenos prehistóricos y lejanos. Y recordado este elemento  se sigue que la discriminación, ese racismo sutil del ‘negro de mierda’  de Suárez que la parcialidad celeste relativizó, no es mas que un residuo activo de la bárbara estrategia de dominación racista.

Por eso me pregunto, y escribo, y comparto la pregunta ¿cómo no reconocemos nuestro tremendo racismo sutil, discreto y transparente, aunque omnipresente?. ¿Hasta cuando seguiremos pensando que estamos contados entre los beneficiarios de los intereses de la clase dominante como si fueran los nuestros propios?

 

Final feliz.

 

Terminados los mas de 15 minutos de entretenimiento sociológico monológico propuesto por los muchachos de “Día perfecto” plebicitando el derecho de Tania y los movimientos de afrodescendientes de usar el sistema judicial para dejar que él resuelva, los conductores dieron cierre al debate poniéndose al unísono gafas de sol, oscuras y espejadas, para recordarnos a todos que ha “fuerte liquidación  de lentes de sol en las ópticas de Estela Jinchuck. Una puesta en acto e la banalidad que retuerce y del cumplimiento a rajatabla del interés mercantil – publicitario frente a cualquier sensibilidad social desplegada que retuerce al estomago mas fuerte. Pero como dice cada noche el informativista del canal de al lado: “Así está el mundo amigos!”.


Paribanú Freitas

Licenciado en Psicología y maestrando en Trabajo Social por la Universidad de la República (UY). Asistente del Instituto de Fundamentos y Métodos en Psicología de la Facultad de Psicología de la UDELAR. Integrante del Programa de Fundamentos Históricos y Políticos de las Prácticas Psicológicas del mismo instituto.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterGoogle Plus

Paribanú Freitas

Licenciado en Psicología y maestrando en Trabajo Social por la Universidad de la República (UY). Asistente del Instituto de Fundamentos y Métodos en Psicología de la Facultad de Psicología de la UDELAR. Integrante del Programa de Fundamentos Históricos y Políticos de las Prácticas Psicológicas del mismo instituto.

También te podría gustar...

8 Respuestas

  1. Mercedees dice:

    Gracias por la profundidad y claridad en que tratas el tema, me aportó mucho para entender lo que no me cierra de como se está trivializando un tema tan importante que aún genera mucho sufrimiento. Digo esto último porque soy maestra y veo como el racismo y la discriminación está instalada cruelmente entre los niños, aún los más pequeños, y cómo literalmente sufren con ello.
    Me has dado varios aportes para seguir trabajando el tema en el aula.

    Mercedes Antelo

  2. Manuel Rivoir dice:

    Real, cruel y de minuciosa reflexión.
    Lo suelo hacer con varios programas de tv.
    Pero, me llevo una pregunta:
    ¿la ridiculización no esconde acaso violencia simbólica?

    • Me parece que en el sentido más estricto de la definición de Bourdieu en “La dominación masculina” el concepto de violencia simbólica remite al volumen constante de violencia dispuesta a fin de mantener un orden simbólico. Se me ocurre que este post y posiblemente también tus ejercicios de reflexión lejos de mantener un orden social establecido intentan disputarlo. Al mismo tiempo no creo que el post esconda ni intente esconder lo que yo llamaría indignación, sino que todo lo contrario, usando la expresión de Paco Vidarte, mi entrada es la entrada escrita por una “marica furiosa”, y agregaría ahora también ‘indignada’.

      Da para pensarlo. No me asusta tanto el conflicto como la intención de sepultarlo, y creo que este post va en dirección mas de lo promero que se lo segundo. Pero lo cierto es que no quiero tener una respuesta cerrada o definitiva a tu interesante pregunta, tanto como no quiero caer en una dinámica dilemática. ¿Si se trata de un ejercicio lejano a la cortesía? mi respuesta es si. ¿Si tal ejercicio puede ser catalogado de ‘violencia’?, daría para pensarlo. ¿Si es un ejercicio de violencia simbólica similar al debate sobre si somos o no racistas?, me acerco mucho a pensar que no, que muy lejano a ello, y que no se me ocurre de que modo podríamos calificarla de ese modo.

      Por ahí Manuel mi reflexión a partir de tu interesante pregunta, y como dije recién nada está cerrado. Tal vez podamos seguir profundizando, siguiendo una catarata de post excavando en el concepto de violencia simbólica, sus posibilidades, límites y condiciones de surgimiento y eficiencia.

      Un abrazo grande, nuevamente muchas gracias por estar allí y compartir.

      Paribanú

      • B dice:

        Pero en definitiva, decir “Asusta como se legitima la absoluta ausencia de apelación a actores calificados que puedan arrojar elementos críticos” no mantiene la idea los que poseen el saber y los que no? los que pueden opinar y los que no porque no saben? saber y posibilidad de enunciar. en definitiva sus palabras no tienen “violencia dispuesta a fin de mantener un orden simbólico” de que solo pueden opinar quienes son actores calificados? y la ridiculizo y la agresión que conlleva hacerlo no es violento tmb? Llevar el debate a la tele es necesario, que el debate sea profundo, busque reflexión verdadera y logre trascender las primera opiniones tmb. Lo centrar de esto es la profundidad y la critica, la refelxión, la actividad pensante y el cuestionamiento y creo que para llegar a eso lo primero que todos debemos hacer es tener una actitud humilde que nos habilite a cuestionar y cuestionarnos. Impulsemos la discusión y no nos quedemos en el sensacionalismo.
        Por último entiendo que la única manera de crear es rescatar lo positivo, lo útil y descartar lo que no funciona o entorpece, por lo que no destruyamos todo ni nos destruyamos entre todos, contruyamos con respeto, por enojarnos y agredirnos nos nos deja seguir adelante, nos estanca.
        Sigamos cuestionandonos y pensando, Saldos 🙂

        • B. Muchas gracias por su comentario.
          Quiero evitar el responder cada uno de los aportes para no ‘monopolizar’ la palabra o funcionar como un regulador del debate. De todos modos le confieso que guardo algunas discrepancias con su comentario pero que ya se irán manifestando en otros posteos. Simplemtne señalar que no entiendo que las fronteras entre los que saben y los que no son dinámicas y contingentes (principalmente al conflicto), y advertir que no creo que haya una frontera entre los que “pueden” o “no pueden” opinar. Lo que si creo con total claridad y sin ningún tipo de relativismo es que lo que he llamado ‘calificación’ no es mas que la expresión condensada de trabajo mas o menos riguroso acumulado, y en eso creo. Tal como lo decía, creo que las fronteras entre los que “saben” y “los que no” es absolutamente móvil y por suerte dinámica, de modo que lo que cuestiono a la labor periodística mediocre que solemos presenciar en los medios en el poco compromiso profesional con los debates que abren.

          Entiendo que el trabajo de documentación y estudio a nivel periodístico -y sin ser periodista- debería ser proporcional al grado de sensibilidad e impacto social de una temática. Así, lo que me parece terrible no es que los periodistas ‘sepan’ o ‘no sepan’, y mucho menos pretendo abrir una que los ubique en un lugar de poder opinar; lo que considero terrible es la explícita falta de preparación de un tema tan sensible para su tratamiento público.

          Por último quiero recordar que el espacio radioeléctrico es un bien público; lo que Castel llamaría una propiedad social, y en tal sentido, que un medio de comunicación trate tan livianamente una temática de derechos humanos (porque en última y primera instancia eso es lo que se estaba polemizando, en pos del entretenimiento y la eficiencia mercantil, me parece un precio profesional y social muy alto.

          Dejo por aquí entonces, para seguir pensando. Sobre el tono de ‘enojo’, no sé si es posible o deseable que no esté presente, de todos modos la descripción mas cercana a mi sentimiento -insisto- no es el enojo sino la profunda indignación.

          Saludos cordiales y esperamos mas aportes suyos!

          Paribanú Freitas.

          • B dice:

            Acuerdo totalmente con lo que me aclaró acerca de su opinión sobre la seriedad y preparación con la que deberían tratarse estos temas. Agradezco el tiempo que se tomo para responderme y seguir abriendo lineas de reflexión.
            Saludos, B

  3. Eugenia dice:

    Me gusta lo que planteas, hoy en día lamentablemente los medios de comunicación no difunden información del todo confiable y estos debates que se arman se basan en la opinión de gente que no tiene un estudio previo para afirmar lo que dicen ( hablan sin saber) y que lo único que saben es reproducir estereotipos. Como bien señalaste vos, despupes de todo el debate terminaron hablando de los lentes en liquidación, ahí se ve claramente que lo único que les importa es vender cuando en realidad deberían haberle dado otro cierre a un tema tan importante como lo es la discriminación.
    Simone de Beauvoir decía que la discriminación o la superioridad que el hombre siente que tiene sobre la mujer, el blanco sobre el negro y muchos más ejemplos está impregnada en nuestro inconsciente, nosotros podemos reproducir hábitos que no sean ni racistas ni machistas y ni homofóbicos pero en nuestro inconsciente lo vamos a seguir siendo, aunque si reproducimos hábitos que no sean discriminatorios de seguro la segunda o tercera generación no esté impregnada de estos prejuicios.
    Muy bueno tu blog, dificil encontrar información de calidad hoy en día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *